Después de estar ahorrando durante todo el año, cuando llegaban las Fiestas sacaban sus mejores galas. El resto del año compraban las telas y las modistas del pueblo (la Felisín y la Julia) les cosían las ropas.

Anuncios